Seguidores

miércoles, 8 de junio de 2011

Bonita pero triste.

Dice a menudo que la suerte no le acompaña, que la vida le da la espalda y que no sirve para nada. Es la niña más hermosa que he tenido el placer de conocer, aquella que se sonroja cuando le dicen que tiene los ojos de los ángeles, azules como su cielo. La gente le sonríe al pasar y ella no se da nunca por aludida. Su mayor sueño: volver a ver a su madre. Y es que tiene un secreto, no conoce a la mujer que le dio la vida. Qué cosa tan horrible no poder abrazar a quién te creó, ni poder contarle tus sueños de niña, ni compartir una infancia con muñecas. Y es que ella ha tenido que luchar mucho para ser quién es. Desde pequeñita la han insultado, atormentado y acuchillado con palabras y gestos de mal gusto. El porqué: su obesidad. Siempre ha tenido problemas con el peso, su metabolismo ha sido así siempre y por mucho que ella quisiera, no había método capaz para cambiarlo. Le encantaba ir al recreo con sus amigas, pero éstas poco a poco la fueron dejando de lado por este motivo que he dicho antes. Se podría decir que no tenía amigas y como he dicho antes ,tampoco contaba con una madre a quién contarle sus problemas. No tenía a nadie por quién sonreir ni a nadie que le dijera : " No hagas caso! Los niños son muy crueles, no saben la gran persona que eres!" Pero para ella esas palabras no eran suficientes en su cabeza, odiaba tanto su vida como aquel vagabundo tirado en el banco de un parque pidiendo para poder llevarse algo a la boca, aunque solo fuera un trocito de pan. Que cosas tan malas había echo esa pobre chica para que la sociedad no la aceptara..? Todavía no se lo explicaba, porque era más gordita que el resto..Vaya tontería. Pero para ella no era una tontería, era el mayor de sus problemas al que nunca en su vida pudo enfrentarse. Siempre había intentado pasar de los comentarios y de la gente pero esta vez no, esta vez había decidido coger el camino fácil: El suicidio. Se dirigió hacia el puente de aquel río y lo único que dijo al precipitarse a él fue lo siguiente: "Mamá, al fin nos encontraremos, no de la forma que me gustaría pero estaremos juntas. Tu y yo, sin esta mierda de sociedad."

Lo que quiero intentar demostrar con esta historia es que la vida a veces puede ser muy dura para algunas personas y nosotros no nos damos cuenta de ello. Se que soy una de esas pocas personas que me doy cuenta de estas situaciones y a toda esa gente me gustaría dedicarles unas palabras: La vida estaba aquí antes que nosotros, no podemos darle el lujo de dejarla antes de lo que estamos predestinados. Cada persona es como es, vivimos en una sociedad donde queremos que se nos acepte pero nosotros no aceptamos a los demás. Vive tu vida de manera que no te importen las opiniones ajenas, que vinimos al mundo para demostrarle que somos personas, que necesitamos creer en algo, y que deseamos ser aceptados sea cual sea nuestro físico o nuestra posición social. Que nadie nace con amigos, que sean ellos los que quieran saber algo de nosotros y no nosotros estar pendiente de ellos. Siempre se pueden evitar los finales trágicos si sabes cómo, y si no lo sabes pide ayuda, todavía existe gente que si quiere ayudarte. Vive tu vida de manera que en todos tus recuerdos se te iluminen sonrisas. Y no hagas caso de la gente que juzga sin conocerte , porque los que si te conocen no te juzgarán. Júntate con aquellas personas que de verdad aprecien tu compañia. Y un último consejo: Mientras estés en la tierra intenta que todo a tu alrededor merezca la pena porque en el cielo no tendrás esa oportunidad.